Gastronomía y artesanía

Sádaba, villa agrícola, ganadera y de servicios, ofrece en sus restaurantes variadas muestras gastronómicas que combinan las antiguas tradiciones con la cocina de vanguardia

Gastronomía

Artesanía del calzado.Los platos típicos se elaboran con productos autóctonos de la huerta y cabaña local, de los que aconsejamos la degustación del ternasco asado, las migas de pastor y el rancho con caracoles blancos.
Del popular mondongo o matacía resultan riquísimos embutidos, morcillas y bolas que se pueden encontrar en cualquiera de las carnicerías locales.

En cuanto a la repostería que ofrecen sus tres hornos, la más reconocida es la torta de manteca, pero además muchas otras variedades deleitan los paladares: dobleros y doblericos, tortas de rodilla, de anís, magdalenas, empanadillas dulces... y como no, su sabroso pan de pueblo.

Artesanía

Muchos han sido los oficios artesanos de gran tradición que las nuevas tecnologías apartaron de su actividad: los guarnicioneros, herreros, que dejaron en los balcones importantes muestras de su labor en forja, carpinteros que realizaron hermosos aleros, bordadoras y encajeras. Pero es, en la plaza Alta, el taller y tienda de fabricación de alpargatas de tela con suela de cáñamo, la que todavía pervive tras un centenar de años como tradición familiar.