Historia

Pascual Madoz argumenta la posibilidad etimológica de que el nombre de Sádaba devenga de la voz oriental SEBUB, cuyo plural SEBUBAY evolucionará a SEDUBA, degenerando con el tiempo en su nombre actual: SÁDABA

Mausoleo romano de los Atilios (S. II)Los orígenes de la villa de Sádaba se remontan a la Prehistoria. Se han descubierto yacimientos del Neolítico y de la Edad de los Metales en distintos parajes del término municipal.

Del asentamiento romano sobre el valle del río Riguel se conservan dos importantes restos arqueológicos: el Mausoleo de los Atilios (s. II d. C.) y el Mausoleo de la Sinagoga (s. IV d. C).

Edad media. Siglos XI-XIV

Tras las invasiones bárbaras y la conquista musulmana, Sádaba, punto fronterizo entre cristianos y musulmanes, se integra plenamente al reino cristiano con la reconquista definitiva que Alfonso I El Batallador lleva a cabo en toda la Comarca de las Cinco Villas en torno al año 1091.

En un documento de 1099 constan como señores de la villa D. García Garcés, caballero de D. Sancho Ramírez, rey de Aragón y de Navarra, y su esposa Blazquita, y en otro de 1158 se cita a un hijo del matrimonio, llamado Pedro, como señor de Sádaba. Es poco probable que se tratase de un señorío hereditario, puesto que en el s. XII eran ocupados por designación real.

Alfonso I protegerá la zona con las fortificaciones de Sos, Sádaba, Uncastillo, Ejea, Tauste y el desierto de las Bardenas. De 1125 concretamente data la primera noticia documentada sobre el castillo: "delante de aquel castillo nuevo que hicimos en el campo de Sádaba".

Castillo de SádabaDurante gran parte del s. XIII, Sádaba gira dentro de la órbita del vecino reino de Navarra. Aprovechando la anarquía imperante en Aragón durante la minoría de edad de Jaime I, Arnaldo de Alascún, señor de Sádaba, tiraniza a los vecinos y realiza incursiones por la contigua Navarra. El rey Sancho VII se ve obligado a intervenir militarmente contra él para someterlo, poniendo así Sádaba bajo su protección en el reino de Navarra (1215). En 1221, tiene que volver a intervenir contra el hijo del anterior, Fortanet de Alascún, y su madre María, quienes le entregan la villa y el castillo a perpetuidad. En 1223 figura Fernando Leret como tenente en "Sádaba la Nueva".

La villa vuelve al reino de Aragón cuando Jaime I la reconquista, en 1261, movido por la solicitud de sus vecinos. Por privilegio dado en Ejea el 5 de diciembre de 1263, el monarca confirma todos sus derechos y franquicias y declara Sádaba villa realenga.

En el s. XIV, año 1384, Pedro IV El Ceremonioso vende la villa y su castillo a Francisco de Villanueva, con el que había contraído una deuda de 7.000 florines. Negándose el pueblo a rendir vasallaje al nuevo señor, en 1399 serán de nuevo vendidos por su propietario al Concejo de la Villa por el precio de 12000 florines.

El 8 de abril de 1400, Martín I El Humano confirma los privilegios otorgados por Jaime I y Jaime II y ratifica la incorporación del castillo y la villa de Sádaba a su corona.

Edad moderna. Siglos XV-XVIII

Inscripción conmemorativa de la visita de Carlos ISe inicia a partir de aquí una época de calma política y menor beligerancia que se manifiesta en el traslado que, a principios del siglo XV, realizan los vecinos, asentándose en la otra orilla del río buscando tierras más aptas para el cultivo.
La unidad nacional durante el reinado de Fernando El Católico hace perder a la Comarca de las Cinco Villas su importancia estratégica.
El 17 de junio de 1542, Carlos I en compañía de su hijo el príncipe don Felipe visita la Iglesia, donde una inscripción colocada sobre la puerta principal recuerda su paso por la villa de Sádaba donde pernoctaron.

La Guerra de Sucesión fue quizás el último acontecimiento destacado en el que la villa cobra protagonismo. Frente a la Corona de Aragón que apoya al Archiduque Carlos, la villa de Sádaba, punto estratégico entre Aragón y Navarra, se declara a favor de los Borbones. La villa sufrirá tres importantes asedios, en octubre y noviembre de 1706 y en febrero de 1707, y con ellos la destrucción del Convento de la Virgen del Carmen para evitar que fuese ocupado por los enemigos. En el primer sitio la desventaja en el número de combatientes obligó a la villa a rendirse con capitulaciones que el enemigo no cumplió, sometiendo al pueblo a duras represalias. La ocupación fue levantada con la ayuda de las tropas borbónicas procedentes de Navarra. En el segundo ataque la villa sufrió importantes daños en sus murallas, pero la valentía de sus habitantes obligó a levantar el asedio antes de la llegada de las tropas de socorro venidas de Tudela.

El tercer cerco fue el más trágico debido a una epidemia que azotaba a la villa y que había mermado considerablemente su población. De nuevo el aplomo de sus habitantes logró poner en fuga al enemigo. El rey Felipe V, agradeciendo la lealtad de la villa, otorga, entre otros privilegios, el título de Ilustre y Fidelísima y que pudiese añadir una flor de Lis a su escudo de armas (30 de agosto de 1708).

Edad contemporánea. Siglos XIX-XXI

Por las calles de SádabaDos hechos importantes van a marcar la historia contemporánea de Sádaba: la inauguración de la vía férrea Gallur-Sádaba y la construcción del pantano de Yesa y el Canal de Las Bardenas.

El tramo de ferrocarril de vía estrecha, inaugurado en 1915, abrió nuevas vías de desarrollo a la vida de la Comarca, y, tras 55 años de funcionamiento, deja de existir en 1970.

El proyecto del pantano de Yesa y el Canal de Las Bardenas se hace realidad con la finalización de las obras a mediados del s. XX. El regadío contribuirá al fomento de la agricultura y a la revitalización de la economía comarcal.

La educación viene marcada por varias obras urbanísticas: la inauguración en 1929 de las nuevas Escuelas, recio edificio en piedra diseñado por Teodoro Ríos; la construcción de un Colegio-Seminario de los Padres Salesianos en los años 60, donado por el sadabense Cándico Urruti Castejón, que cierra sus puertas en 1971 pasando a ser Hospital Psiquiátrico en el año 1987; la fundación en 1934, con donación privada, de un Colegio dirigido por las religiosas Mercedarias de la Caridad; y la construcción en 1999 de la Sección de Enseñanza Secundaria Reyes Católicos.